Las mejores compañías...

18 feb. 2011

Si estuvieses aquí...

Si estuvieses aquí esperando que llegase a casa, con la bolsa de la compra ecológica, que sí, que me he tenido que comprar otra porque las he olvidado todas en placard... verías que hoy traigo galletas de canela y un Ribera del Duero pero que me he olvidado el pan.

Si estuvieses aquí hoy verías que traigo la ojera hasta el escote, que llego cansada y desecha. Hoy dirías como otras veces has hecho:

- "Vaya, te has peleado con el día y parece no has ganado."

Yo te miraría con una pequeña mueca de disgusto desde el quicio de la puerta de la cocina.

-"No sólo he perdido unas cuantas batallas sino también la guerra..."

Y he empezaría a contarte lo absurdo del mundo, la locura de la gente, lo feo del día, el dolor de las palabras, las provocaciones... "y además me he olvidado el pan y ahora ya todo está cerrado... " Dirías que me tomase un baño... y entre la espuma y el agua caliente te iría contando las tonterías que hoy han derrotado a la nena...

- "¿... pero quién se cree qué es? ... y luego me dice...."

Me enfundaría el albornoz calentito al oler el pan recién hecho... una baguette congelada que ya es baguette a secas, calentita y crujiente... y hoy cenamos pan sólo con Ribera de Duero. El pan a cachitos cortados con la mano y el Ribera en las copas buenas como tiene que ser,  sentados con los pies colgando en la mesa de la cocina. Y tú volverías a preguntar para estar seguro:

-"Así que te has peleado con el día hoy y... ¿no has ganado?"

- "Bueno - te contestaría ya sonriendo- he perdido unas cuantas batallas pero creo que he ganado la guerra".

Y nos iríamos a la cama. Primero a cambiar las sábanas por unas más blancas, más limpias y luego a meternos dentro y darle al mando para que sonase una de las nuestras que antes eran de los Aerosmith pero que ahora son nuestras por derecho propio.

Y me acurrucaría a tu lado con el pelo todavía mojado extendido por la almohada. Tu calor me calmaría ya. Y tú recorrerías mi cuerpo con tus palabras y tus susurros con esas eses imposibles en un hombre ...

-"Tus ojos, tus labios y este lunar, y el hueco de tu cuello, y tus clavículas desiguales y tus hombros redonditos y estos dedos y tu pecho y tus pezones de chiquilla y el hueco entre tu pecho y tu fresa encima del corazón y tu ombligo y estos pelos de la barriga (oups... me he olvidado de depilarme!) y tu vientre, y la línea que te divide y tus muslos y el hueco de detrás de tu rodilla y el nacimiento de los dedos de tus pies y otra vez a tus líneas y a tus costillas y a tu línea otra vez..."

Y tu mano que se iría a recorrer el camino que marcaron tus palabras y tu boca que sigue a tu mano... y la nena que triunfa.

-"Así que,  te has peleado con el día hoy- dices-  y ¿no has ganado?"

- "Qué tonto eres, ja ja ja ja ja hoy he ganado todas las batallas y todas las guerras, ni siquiera me he peleado con el día... mira que eres tontorrón, pero si hoy ha sido un día perfecto!"

8 comentarios:

  1. jajaja, el amor cura todas las heridas.

    ResponderEliminar
  2. Y te pone la piel bonita y te hace más guapa. Ah que sí, Julio. Y sobre todo te hace sentir genial. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No es como se empieza, si no como se acaba... ;)

    ResponderEliminar
  4. Ya ves, Fer, unas cuantas palabritas jajajaja y un día que termina bien. ;-)
    A veces con un abrazo y una sonrisa también vale, no?

    ResponderEliminar
  5. Antes que nada gracias por pasarte por mi blog, comentar y quedarte. Me gusta muchoel tuyo, también me quedo.

    un saludo

    ResponderEliminar
  6. Gracias por quedarte :-)
    Un saludo Yo.

    ResponderEliminar
  7. Mmmm...no sé si ha sido el Ribera del Duero, el baño de espuma y agua caliente, o la entrada en sí lo que me ha hecho recordar y sonreír. Sí, ha sido el texto al completo. Me ha gustado, y mucho.

    :)

    ResponderEliminar
  8. El día no es como empieza sino como acaba... y los chicos, a veces, nos hacen terminar el día como reinas.
    Me gusta que te haya gustado.

    ResponderEliminar

.