Las mejores compañías...

17 abr. 2011

Un hombre de paso

Eres una femme fatale y es jueves. Se te está pasando el infierno que pasaste con tu ex-novio-formal, él que conocían tus padres. Hace un tiempo que no se te aparece por las mañanas a leerte la cartilla y a explicarte detalladamente lo malas que son las chicas que llevan la raya al lado. Así que hoy te dices: vamos a buscar un hombre de paso.
En el pub, vas descartando. Los de Derecho, no; demasiada gomina, demasiados Lacoste. No. Los de Medicina, tampoco. De filósofos, hoy, ni hablar. Buscas un tío muy canalla para darte un morreo en el portal y olvidarte de los malos rollos de tu ex-controlador-aéro.
Y lo encuentras. Te mira desde el fondo,  por encima de los hombros de otra chica. Sus ojos se abren mostrando sorpresa y luego de golpe se hacen pequeños, fijos... te hacen el amor desde lejos. A tí también te ha pillado. Tus ojos se contraen. Te has enganchado a esa mirada. Te gusta. Mucho. Intentas mantenerla pero una súbita timidez te hace bajar la cabeza, un movimiento que empieza en la nuca, una señal. Cuando eres capaz de volver a levantar la mirada, disimulando.... él esta a tu lado, enfrente. Los hombres de paso son muy rápidos. Te sorprendes. Te suelta una tontería, te ríes demasiado... Preparados, listos, ya! C'est parti. Una historia que empieza. Acabáis delante del enorme portal de tu piso de estudiante... los planes de la "femme fatale" terminan justo ahí detrás de este portalón: en el vestíbulo. La femme fatale no se da... no busca más que un lote, un morreo en la oscuridad de la entrada. Luego dirá no. Solo hace por saber si puede ...
Es guapo. Una mata de rizos... aunque lleva la ropa de un muerto... esto es lo que, seguramente,  llevaba el Che cuando lo mataron y unas gafas de pasta dura negras, pero con el nombre de una marca terriblemente cara en la patilla. Muy canalla, muy de lanzar cócteles molotov contra todo pero viene de una casona del interior donde la criada le llama Señorito. Todos tenemos cosas que ocultar. 
Kamikaze también quiere ocultar que es una chica normal, sencilla... que en el fondo es una niña, aunque tenga veinte y pocos años.
Delante del número 39, del portal más hermoso de la ciudad vieja, una ciudad monumental... y él cada vez más guapo, más simpático, más inteligente... y que no. No hay manera de hacerlo entrar en el portal. Ya no sabes qué hacer. Te has reído, le has puesto morritos, te has apoyado indolente en el marco de la puerta para que pudiese verte bien el escote y nada... Creías que le gustabas... creías que se moría por llevarte adentro y decirte: " Nena, te vas a enterar"  Se mete las manos en los bolsillos, encoge los hombros y se despide. No vas a tener ni quiera un beso apasionado... ¡De verdad que ya le vale! Entonces dejas de mirar sus labios, sus ojos y te concentras en sus palabras.... pero qué dirá, lo que le gusta hablar. ¡Si dejase de hablar de una vez y te diese un buen achuchón ya! 
Que te va a llevar al cine mañana, a ver un ciclo en blanco y negro...¡ah! ¡Vale! ¡Vale! ¡Genial!
Muy rápido para ciertas cosas, no era y eso que era corredor de fondo, también, este mi primer marathoniano... Tuve que esperar quince días para el morreo en el portal... primero tuve que ir a la cinemateca, varias veces, conocer a sus amigos, a su hermana que pasaba por allí y visitar su piso. 
Pero una vez que empezamos a besarnos parece que ya no eramos capaces de parar... Tenaz, si que era. No   había quien le hiciera cambiar de opinión....Y además tenía todas las palabras, un montón de palabras escondidas que me recitaba cada día... Un amor. Kamikaze enamorada, sin querer, sin contar, sin tiempo.... Mi primer gran amor: un hombre de paso.
Una beca al final del curso nos separó: tú a Boston y yo a California. Un abrazo empapado de lágrimas en una estación del Norte, promesas, te quiero ...
Un amor incompleto que terminó con puntos suspensivos...
Mi conclusión de hoy: los hombres de paso llegan muy rápido pero se van muy, muy despacio y a veces nunca se van del todo.

28 comentarios:

  1. Qué bonito relato Kamikaze, me ha gustado mucho... La vida te sorprende en cada instante.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. !!Enhorabuena Kamikaze!!muy buen post
    Hasta otro dia preciosa
    besitos

    ResponderEliminar
  3. Lo que no te dijo tu hombre de paso...es como todo buen canalla..."no te enamores de mi"...

    También hay mujeres canallas,de esas que se quedan con un trocito de tu corazón...sonrío.

    Una delicia leerte.

    ResponderEliminar
  4. yo he conocido otro tipo de femme fatale: la que entrega su cuerpo pero no su alma, la que da la sensación de que en cualquier momento nos abandona y que uno no quiere dejar partir, la que le gusta ignorar al tipo y mantener el dominio de la relación según sus intereses... saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos y gracias por comentar.

    Gracias Fer, por lo del relato.
    La vida te sorprende cuando menos te lo esperas... no buscas nada y te aparece el campeón. Fue precioso. Al menos yo así lo recuerdo.
    Un besote

    Gracias Viridiana. Me ha llevado un tiempo escribirlo pero como estaba de vacaciones pues le he dedicado un ratito.
    Besote

    Sí, Pinceladas... en esto del "canallismo" se mantiene la igualdad sexual... canalla él, canalla ella... ;-) Todos y todas deberíamos permitirnos enamorarnos de un/a canalla una vez en la vida. Nos lo merecemos.
    Un besote

    DRACO me parece que tú has conocido a una traficante del amor, que aunque "se den" nunca se dan de verdad. A veces, incluso, porque no saben darse. Son egoístas, cogen las riendas de la relación y la dominan a su antojo...Pero como podrías haberte resistido a ella y a vivir esa experiencia?
    Lo que no sé es si decirte que bien que ya se ha terminado o que bien que aún no se ha terminado (la relación)(Esto me gustaría saberlo soy muy curiosa ;-)
    Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Menuda eres... Kamikaze. Se nota que te gusta dominar las relaciones, eres una femme fatale de verdad. Seguramente era la época de veintitantos la de más inseguridad, por eso el chaval quería ir despacio, pero yo contigo no lo dudaría tanto... eres de rompre y rasga.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Lo importante de las aves de paso no es que pasen, sino lo que dejan en cada sitio por el que pasan.
    Y a ti se ve que te dejó mucho más de lo que pretendía.
    A veces, al pasar, perdemos algo de nosotros en el camino.

    ResponderEliminar
  8. Los hombres que llegan y se van....
    bonita historia Kamikaze....
    si no has visto, mira Jules et Jim y dime si has entendido algo de ese triangulo amoroso...

    Lu.

    ResponderEliminar
  9. Yo solo soy de rompe... lo rompo todo a mi paso jaja... Rompo lo que haga falta...;-)
    En realidad yo solo buscaba algo para levantarme la moral y me encontré con algo mucho más serio...
    ÉL sabía desde el principio que iba a ser un historia con mayúsculas, eso decía al menos... Por eso lo del despacito y con buena letra
    Un besote Lord of Melody's

    ResponderEliminar
  10. Sky,
    Pues me has animado a escribir la continuación de este post: lo que dejan los hombres de paso en cada sitio por el que pasan.
    Me dejó, efectivamente, mucho más de lo que pretendía y de lo que pretendía yo. Ya lo contaré.

    Un besote para tí y para la familia Imperial

    ResponderEliminar
  11. Gracias Lu.

    He visto Jules y Jim a trozitos. Pero no me acuerdo mucho. A ver la revisiono. Pero si que me acuerdo que el triangulo amoroso no lo entendía... nada bien. A ver ahora...
    Un besote

    ResponderEliminar
  12. Ya lo dice la canción: "...qué corto fué el amor, y qué largo el olvido..."
    Bonito relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Muy bonito relato, tu no quieres, pero ya te lo dijo el profesor, eres una femme fatale.

    ResponderEliminar
  14. Muy largo el olvido... sí, Elvis. Más de 19 días en todo caso...
    Un besote.

    ResponderEliminar
  15. Estaba destinada Julio, jajaja, una femme fatale sin querer... pero yo creo que la femme fatale no llora en las estaciones.
    Un besote Julio. Ahorita mismo voy a ver que has puesto por ahí.

    ResponderEliminar
  16. Pero cómo escribes, chavalina... Es lo peor, cuando un clavo de esos que te pones para ocupar el hueco de otro se clava aún más que el anterior. Y tú, que ibas de chulita, ahí de quedas, colgada y estacanda. Ains.

    ResponderEliminar
  17. Gracias Cris, se hace lo que se puede.

    No el anterior no me dejo ningún hueco... solo malos rollos! Harta me tenía.
    Pero este me dejo de todo y además un buen recuerdo. Los amores que no se gastan y que quedan en la memoria como casi-perfectos.

    Ains. Sí.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  18. Maqui Duende. Bienvenido a mi blog.
    Aprovecho para decirte que me gustan los tuyos, muy limpios y muy esenciales... me gusta como vas al grano. Y las imágenes son buenísimas.

    Un besote

    ResponderEliminar
  19. !Hola kamikaze preciosa!
    El riesgo de la mujer fatal es q puede llegar a enamorarse,es un riesgo q corre
    Puede llegar un día q no necesite besos salvajes
    y empiece a desear tiernos besos de amor.
    Ese día,quizás, habrá encontrado lo q busco sin saber q lo había perdido.

    Te dije el otro día q me fascino el post
    y te lo vuelvo a decir....maravilloso kamikaze
    Besitos preciosa

    ResponderEliminar
  20. Bueno, Viridiana, me he releído y creo que ha quedado bien. Sí.
    Por cierto la época de los besos tiernos ya ha empezado y hace tiempo... nada se puede comparar a un abrazo y un beso tierno.

    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  21. Bienvenidos a mi blog:
    Damian (lo siento, pero no he podido encontrar el tuyo, si lo tienes)
    y 3NRIQ3
    Un placer recibiros por aquí
    Un besote.

    ResponderEliminar
  22. En nuestros día el concepto de mujer fatal es menos escandaloso
    Como dijo Virginia Woof si la mujer no tuviera existencia salvo en la ficción que han escrito los hombres, uno se la imaginaría como una persona de la mayor importancia, muy heterogénea, heroica y mezquina, espléndida y sórdida, infinitamente hermosa y extremadamente horrible, tan grande como el hombre, incluso más grande según algunos.

    Pero esa es la mujer en la ficción, hoy la mujer fatal, casi extinguida, sobrevive en un mundo dominado por estos, de hecho, tu relato me da la razón o por lo menos yo así lo creo.
    Querida kamikaze me voy de vacaciones, ha sido un placer comentar en tu blog, espero volver
    Muchos besos
    Au revoir mon ami

    ResponderEliminar
  23. Vaya.
    Debo estar un poco desfasada, o desorientada, o muy despistada. Si lo de "no te enamores de mí" es constante en mi repertorio. ¡La de veces que la he dicho!, tantas, al menos, como después he oído "estoy enamorado de tí".
    A mi también me la han dicho una vez...
    La psicología no es lo mío, está claro.

    ResponderEliminar
  24. Siempre es un placer pasar por tu casa,
    disculpa la ausencia,
    deseo pases unas felices fiestas
    de semana santa.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Falta hacía que el concepto de mujer fatal fuese menos escandaloso... Como bien dices la mujer fatal parecía dotada de cualidades-defectos capaces de cambiar el destino del mundo!!!
    Si la mujer no tuviera existencia salvo en la ficción que han escrito los hombres: se podría creer que todas somos: Lolita, Ana Karenina, Electra o la Marquise de Merteuil
    La mujer fatal hoy en día es menos fatal, creo que también hacia falta....
    Que tengas buenas vacaciones y vuelve... vale!
    Au revoir mon ami

    ResponderEliminar
  26. Bienvenida a mi club, Belle, jaja El club de las mujeres desfasadas-desorientadas-despistadas... para todo y como no en el amor... quizás alguien debería de inventar un aparatito detector de los sentimientos ajenos... y que mostrase el grado de compatibilidad, sería mucho más efectivo pero menos emocionante!
    Y además, por regla general, los hombres cuando menos interés demuestran más interés tienen... Un lío.
    Te la han dicho una vez y tú te has enamorado o no?
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. Me alegro que estés de vuelta, Ricardo.
    Pasa tú también unas felices fiestas...
    Yo duermo y me relajo..., escribo un poco y salgo con los míos...
    Un besote

    ResponderEliminar
  28. Bienvenidos a mi blog: Tu conmigo y Ale
    y bienvenue aussi Vicky. Un placer recibiros.
    Un besote.

    ResponderEliminar

.