Las mejores compañías...

28 abr. 2012

Encontrado en un lugar incierto

   Se ha colado encima de mi mesita de noche y no ha durado allí ni un suspiro. De la mesita ha saltado al bolso y del bolso al asiento del copiloto. Lo he devorado como devoro todo lo que me apasiona.
   Se me apareció en un quiosco incierto cuando iba a comprar tabaco. No puede resistirme a esta portada gótica, evocadora y elegante. Luego me fijé en su nombre: Fred Vargas. El título, Un lugar incierto, ni lo miré. Ya había decido comprarlo. Ya había leído algo de Vargas.
   Fred Vargas escribe novela negra. No es noruego. No es americano. No es de origen hispano. No es hombre. Fred Vargas es el pseudónimo de una escritora y medievalista francesa: Frédérique Audoin-Rouzeau (Su hermana gemela Joëlle, la pintora: Jo Vargas y ella escogieron este pseudónimo en honor al personaje de Maria Vargas, interpretado por la actriz Ava Gardner en La condesa descalza)
   En esta novela hay 17 pares de zapatos con sus respectivos pies dentro (cercenados) en un cementerio londinense. Un hombre triturado y esparcido por el salón de su casa en París. Un cadáver enterrado en Serbia desde hace unos cientos de años. Un perro, una gata... Un comisario. Un sabelotodo. Un Descuartizador. 

*Consejos de empleo: leer únicamente en formato papel. Con café preferiblemente.
** De la misma autora: Huye rápido. Anterior a este, menos redondo pero también bueno y toda una serie de este comisario que voy a leer.



.