Las mejores compañías...

23 oct. 2011

Los nuevos diez mandamientos

El viaje de Cloe

No suelo leer mucho a Punset, no sé por qué porque siempre he encontrado acertado lo que dice pero hoy paseando por el océano digital me he parado a leer esto que vale, y  mucho, la pena: el valor más universal. 
¿Si tuviésemos que escribir de nuevo los 10 mandamientos cuales serían? Pues ahí van resumiditos.
El amor. El valor humano más universal. Fusionarse para sobrevivir.
Las redes sociales. La soledad no conviene al ser humano.
La esperanza de vida aumenta cada año. Hay vida antes de la muerte....y hay que vivirla.
En tiempos de crisis se escucha a los mayores pero el liderazgo es de los jóvenes
El único aprendizaje que cuenta es el emocional, aprender a gestionar la ira, el miedo...
La intuición es una fuente de conocimiento tan válida como la razón
La belleza es la ausencia de dolor
La felicidad está en la sala de espera de la felicidad.

No sé si esto es exactamente lo que Punset y este libro que él recomienda (que todavía no me he leído quiere decir) pero para mí son justito estos...
Me he comprado un anillo que cambia de color según el humor, allá en Toulouse. Eso dice el manual. Desde que lo he puesto solo ha mostrado un color: azul (que significa feliz). 
Tal vez a los mandamientos de Punset yo tenga que añadir uno: 
-"que no venga nadie a desengañarme". 
Quiero pensar que mi anillo funciona y marca como estoy realmente en este momento: feliz. 

16 oct. 2011

O Toulouse

Estoy en Toulouse con un proyecto del trabajo y con un netbook del que os podría hablar horas y horas pero que voy a resumir en unas cuantas palabras: no vale para nada. Media hora le ha llevado abrir esta página. En estas condiciones es imposible escribir. 
Hoy hemos podido salir a cenar tranquilas. Hemos elegido un libanés del centro. Yo he elegido una tortita. Muy rica. No se lo que llevaba pero estaba  buenísima, quizás tomates, menta y pepinillos... tal vez hubiese carne o pollo o algún pescado o no. 
He querido ir al baño antes de comer. He preguntado al camarero: fuera. Pensé que se había equivocado y que había querido decir: al fondo. Pero no ni se equivocaba, ni me estaba echando, era simplemente que el baño estaba fuera. Sí. Me ha acompañado con una llave de hierro enorme. Hum! pensé, parece una llave de la Edad Media. Efectivamente la llave era seguramente de la Edad Media al igual que el baño.
 Me pasé un rato buscándolo y resulta que estaba allí delante de mis ojos, a mis pies: un enorme agujero. Hice lo único que se puede hacer en estos casos: saqué el móvil para sacarle una foto... porque mi pis allí no se quedaba.
En eso se apagó la luz, que mira tú que casualidad era automática (que ni falta que hacía) y me quedé a oscuras con un agujero delante de mí y unas escaleras de caracol detrás.... 
¿Ataque de pánico? Pues sí. Pero no tanto... porque tenia en mis manos mi reluciente móvil nuevo (un modelo que tiene menos de cinco años... una preciosidad rosita que no tiene de nada pero que tiene lo más importante para mi hoy: una potente linterna!!! Pues sí... salí yo solita de allí con mi móvil rosita que no tiene pantalla táctil, ni mp3 y que solo tiene para escuchar radio y no muchas...pero que me ha servido para escapar de un lugar cerrado con la luz apagada y sin apenas gritar.
No es más rico él que más tiene... sino el que mejor invierte. Como ya habréis adivinado mi teléfono ha sido una inversión de 0 euros.
Sumamos: una ciudad histórica, un baño de la Edad Media, un móvil del siglo pasado y un mojito que aquí es más caro que un cubata igual a unas risas y a una noche entre amigos. Dulces sueños.


9 oct. 2011

De kamikaze enamorada a corredor de fondo...

El jueves ha sido un día especial. El aniversario de un amor de verdad. Esta es una de nuestras canciones.
No hay muchas probabilidades de que venga a leer esto, no sabe que tengo un blog, creo... con él nunca se sabe. Por si viene por aquí y me pilla hablando de amores-errores-horrores pues que sepa lo que ya sabe:  que en esta vida lo importante no son los esqueletos olvidados en el armario... sino el ser vivo que inspira esto:

"No puedo prometerte que te amaré siempre, que no te olvidaré nunca... porque estoy segura que antes de olvidarme de mi nombre y de olvidarme de respirar me habré olvidado de ti...
Si quieres una palabra hoy, te la doy: aún o prefieres esta: cada vez más. El verbo ponlo tú, mi amor


 Ah y no enredes demasiado por la red esta noche que mañana tienes que levantarte temprano para ir a trabajar... ;P

5 oct. 2011

Bob Esponja y yo...

16h: Siesta de cama con mis sobrinos encima... "tía, tía..." al final nos dormimos todos.  
Ducha rápida. Sandalias Geox negras y altas. Temporada pasada. Camiseta enseñando un poquitín de hombro. Pantalón negro ribeteado de cuero (discreto), de esta temporada.
18h: Sala de Conferencias. Reunión con 100 invitados. Hablo: proyectos, objetivos, resultados. Triunfo. Hoy me ha venido bien ser alta. Explico. Impresiono. Sonrío. Me despido. Miradas divertidas. ¿Miradas divertidas? Hum!
19h: Coche a 100. Vuelvo a casa.  Me miro en el retrovisor y.... tengo una calcomanía de Bob Esponja-pirata pegada en el hombro izquierdo. ¿De dónde ha salido?
Me río. Lloro. Las miradas divertidas tienen su explicación. Me río. Lloro.
Un disfraz de mujer trabajadora, responsable, cientos de palabras acertadas han quedado borradas porque mientras dormía mi sobrino me habrá colocado una pegatina de Bob Esponja  en el hombro...
Esto es peor que la vez en que mientras unos amigos alababan lo bien que me quedada un vestitido, en una boda, mi hija suelta un:
- "¡Es por la fajaaaaaaaaa!"
Cria cuervos... 

1 oct. 2011

Un giro teatral ...

Maldad kamikaze
He echado tres broncas. 
-"No deberías haber hecho esto. No te compete. No lo vuelvas a hacer, por favor" 
Para más no doy. Gritar o poner encima de la mesa los cojones que no tengo no es mi estilo. 
En otros tiempos el hecho de tener que llamarle la "atención" a alguien me hubiese supuesto una semana sin dormir. Una semana de culpa. Esta vez no ha sido así. Eran necesarias. 
Un amigo me ha dicho: "No te queda otra. Aquí solo hay dos especies: o eres cabrón o gilipollas" (perdón al Completísimo Gilipollas por usar su nombre en vano). 
Bien. He decidido. Ni cabrona ni gilipollas. Nadie va a tener una versión mejorada-maligna de mi misma. Seré como tengo que ser, como quiera ser.

El viernes salí tarde. Me ha dado un pronto y así sin pensarlo más le he dicho a la señora de la limpieza:
- "Cuando tengamos un hueco, vamos a limpiar este despacho y tirar toda la papelería que no vale."
Primero ha venido la acción y luego la reflexión. Este acto de limpieza de lo viejo supone, textualmente, que voy a ocupar mi espacio. He empezado por el sentido figurado: un año  después de ser nombrada jefecilla del tres al cuarto he tomado posesión del cargo: se han acabado las dudas. Me hago cargo. A partir de mañana me ocuparé del sentido literal: limpiar mi pequeño despacho de nueve metros cuadrados. 
He borrado de mi ordenador la carta de dimisión que presento todos los años. Ni me contestaban. A la papelera. He puesto un reloj de pared rosa y un afilalápices con forma de cañón.
No sé lo que pasará este año. Me quedo dentro de mis nueve metros cuadrados que no es mucho para una loba fiera y que es demasiado para una kamikaze sentimental...  pero dentro de mis nueve metros cuadrados las cosas se harán, exactamente, a mi manera.


.
Esta canción preciosa ¿no? 
¡Perdón por hablaros del trabajo!  A mis múltiples defectos tengo que añadir él más imperdonable desatender a la gente que aprecio.
.