Las mejores compañías...

11 jul. 2011

Yo soy una mujer sincera

Hace años paseando por Santiago de Compostela,  JB me contó esta anécdota. Al poco de empezar a trabajar en la Embajada francesa en Madrid como ayudante del ayudante de agregado cultural, sin más conocimiento de español que los que recibió en el instituto salía todos días a tomarse una cerveza a las terrazas... enseguida se acostumbra uno a lo bueno, añade. Jean-Baptiste es ahora más español que yo en lo que refiere a tapas, terrazas, siesta y paellas. 
Sentado en la terraza mientras picaba unas olivas-dice él- venía todos los días a cantar un cantante callejero con una guitarra. Siempre cantaba la misma canción:

"Yo soy un hombre sincero de donde crece la palma
y antes de morir quiero echar mis versos del alma..."
Una canción preciosa. ¿No? Y luego les ponía la mano para que le diesen unas monedas. Durante muchos años JB y su amigo se creyeron que en español un hombre sincero era un vagabundo, un pobre ... Se asombraban de la cantidad de hombres y mujeres sinceros que había a las puertas de las iglesias... Esto salió a colación en aquel momento porque efectivamente llegamos a la fachada de la catedral y había unos cuantos hombres sinceros... pidiendo limosna
JB usaba esta anécdota para ilustrar que cuando uno aprende una lengua extranjera es tan importante  o más aprenderse los "saberes culturales y populares" que tiene un país como la gramática o la conversación...
Yo lo traigo a colación hoy por otro motivo.
Ella viene y me dice:  "los demás lo piensan pero no lo dicen pero yo soy sincera y te lo digo." La historia no tiene más historia que un tema banal y sin demasiada importancia.  No he tenido la agilidad de responder con una broma que aliviase el ambiente. Ni he sido capaz una vez más de soltarle lo que me gustaría porque luego tendría que levantarme e irme y decir: "Nunca más." 
Supongo que eso ocurrirá cualquier día. Ese día tendré que decir: rica, hasta aquí hemos llegado. No vale que yo me pase la vida aguantándote las lloreras y los malos rollos que has tenido y ahora correspondas así... 
Me vengo aquí a preparar el discurso que no le he dicho por no amargar la fiesta. Este discursillo que soltaré aquí pero que, estoy segura, no seré capaz de soltarle a ella. Porque no. Eso me supondría meses de culpabilidad, de decirme: te has rebajado a su nivel. Has acabado con una "amistad" de años por una chorrada. No lo haré. Ni siquiera soy capaz de decir que no... a la gente que ni me importa... ¿cómo le voy a soltar esto a ella? Pero esto es lo que pienso. Y este es mi blog. Así que con vuestro permiso descargo mi rabia aquí.
1º Tu tienes el derecho a expresar tu opinión pero yo no tengo el deber de escucharla. No te la pregunto porque no me interesa. No te he preguntado nada realmente importante para mí en mi vida. No eres fiable.
2º Si eres tan sincera porque no me preguntas sinceramente lo que opino de tí. Te lo contaría.
3º Si no sabes mentir es hora de que vayas aprendiendo que así te va rica.  Nadie, NADIE te habla en tu trabajo. Es posible que tus 40 compañeros estén todos equivocados pero yo empiezo a pensar que no...
4º Nunca he visto que utilices tu sinceridad para hablar de las cualidades de la gente. Tu sinceridad se centra solo en las cosas negativas... Eres parcial.
5º No vale de nada lo que tú digas de tí misma. Que tú digas que eres sincera no significa que los demás crean que seas sincera. En general cuando la gente habla de tu presunta sinceridad utiliza la palabra pobrecilla! Y aquí se cierra el círculo. Esta mujer sincera es pobre en amigos y para una que le quedaba, la quiere amargar. 
Hablamos por supuesto de este tipo de "sinceridad". La que está concebida para herir, criticar y destruir. Creo que fue Wilde él que dijo que la sinceridad es la puerta de la mala educación y yo añado que la sinceridad es como los consejos no la ofrezcas a menos que te la pidan.

4 jul. 2011

Compartiendo enlaces...

Marta de: Cartas que nunca leeras  (http://martatz.blogspot.com/) pide que comparta este enlace para difundir algo que por desgracia es demasiado habitual hoy en día: una empresa con beneficios se larga a fabricar a China porque quiere más beneficios y que afecta a 450 familias de Cádiz. Aquí va el enlace http://www.vimeo.com/25926753 para que se conozca la situación de esta gente.
¡Animo!



.